Regreso al origen.

La tecnología nos fue haciendo la vida más fácil, obtuvimos más conocimiento, sin tener que esforzarnos mucho, conocimos el mundo de forma real, noticias, videos, selfies en instantes llegaban a través de las redes sociales.

Nuestro mundo fue cada vez más pequeño, las amistades virtuales muchas, el ego se levanta al ver los “likes”, comentarios y seguidores.

Todo es mundo Selfie, no se ayuda en un accidente, lo graban, o toman foto.

Videos muy drásticos, crudos, de realidades, se suben de manera discriminada, impactando a un público variado en los sitios de multimedia.

Dentro de esta vorágine acelerada de información, imágenes, videos, sonidos, el enemigo silencioso crecía, manifestándose de formas variadas tales como: bugear el celular, mostrar conexiones y no establecer comunicación wi-fi, acceso limitado, o bien usar los datos, lo cual implica desembolsar una cantidad.

El último día normal, fue, tranquilo, mandando mensajes, comentando, viendo videos, leyendo y algunos estudiando.

La crisis al día siguiente fue fatal, “ SE COLAPSÓ EL INTERNET”, si una crisis económica pega al bolsillo, una crisis de internet, causa pánico, stress, tristeza y sobre todo frustración.

Posible solución, anunciaban los expertos, se tiene que desconectar la mitad del planeta para poder volver a tener algo de ancho de banda.

Pregunta, ¿ Te desconectarías de por vida?

email

Al no tener una solución, los más jóvenes, se manifestaban, lanzaban viejos celulares a las puertas de quienes creían ser responsables de esto; las laptop, detenían las puertas de las casas, los cpu, apartaban lugares de los autos, monitores como macetas; toda la tecnología era ya parte de un museo tecnológico.

Los viejos con su sabiduría, comenzaron a hacer las tardes interesantes, historias, anécdotas, a la usanza antigua pasando la tradición de forma oral a los jóvenes.

Unos más, retomaron los juegos tradicionales, en donde muchas de las habilidades desarrolladas por las generaciones de más edad se ponían a prueba con aquellos que eran competentes en tecnología.

La tecnología brindo muchas cosas, pero limitó habilidades físicas de los más jóvenes; donde conocimientos básicos no eran conocidos, piense en el trino de un pájaro, recortar una hoja de papel para hacer un cuadrado.

Fuimos recobrando la armonía familiar, convivencia y charlas de café.

Las visitas a casa de la abuela ya eran en tiempo real, y no un ciber familiar.

Se volvió a leer, a comprender, a recitar, a hablar.

La normalidad fue llegando, y nos dimos cuenta, por un factor, ya prestábamos “Atención al próximo” , lo veíamos a los ojos, seguíamos su plática con detalle.

Regresamos al origen.

De aquí la pregunta para un tiempo actual.

¿ Qué te ha dado el internet, y que habilidades has perdido?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s