La misión de un Educador.

Hace tres años, automatizaron mis estudiantes de Conalep León 1, grupo 408, un tambor industrial utilizando Arduino.

Lo increíble de todo esto, radica, en que los muchachos no sabían, ni conocían la tarjeta Arduino, mucho menos su funcionamiento, y peor aún programarla.

Un estudiante, Mario Solorio, joven dedicado, serio, estudioso, se me acercó al terminar la clase “Diagnóstico de fallas en sistemas electromecánicos”, y me dijo – “Profesor, me interesa el proyecto”, a lo cual le agradecí, comenzando una aventura del pensamiento, descubrimiento y construcción.

En pocas semanas, fueron dos, tres, cuatro, y más estudiantes que se fueron acercando al proyecto. Nos tacharon de locos, con frases tales “Ojalá funcione”, “ ni saben leer y van a automatizar”, o peor, un Profesor se me acercó a desalentarme con una frase que me molestó; “el poner metas muy altas, las cuales no funcionen, puede ser desalentador y matar las ilusiones de estos muchachos”.

Con lo anterior, nos dedicamos a armar el plan de trabajo, refacciones, y dividir tareas; para entonces ya era el salón completo, donde unos arreglaban el motor, otros el circuito eléctrico, soldaban, programaban, y pocos pintaban la estructura.

Todo se volvió realidad, se presentó ante la prensa, a los demás grupos, en donde estos estudiantes dieron un brinco cuántico en conocimientos, y en su forma de pensar cambio bajo un proceso termodinámico del corazón y del cerebro.

equipo conalep

Hoy, octubre del 2016, volvemos a repetir la misma hazaña, Automatizar el tambor industrial, con sensores y una señal de alerta vía celular.

Nuestro viejo y querido tambor, vuelve a ser la estrella central, con un grupo de estudiantes, no brillantes, ni estudiosos, sino aquellos que necesitan un “empujón” en su carrera técnica, los que buscan una oportunidad y no se les ha dado; una lección a aprender muy difícil bajo un esquema de aprendizaje veloz para entregar en 4 semanas, un regalo de cumpleaños, en este caso el mío; donde esperamos que el 30 de noviembre del 2016, vuelvan a brillar, 5 estudiantes, el tambor y el Genio Mario Solorio quien aceptó a colaborar.

tambor industrial grande

Esta es la misión de todo educador, darle juego y saber que juego debe jugar cada estudiante, a su nivel, profundidad de conocimientos; un reto disfrazado de oportunidad, un trampolín disfrazado de escalón.

Un método para educar, vuelto a poner en práctica, para formar a una persona, futuro profesionista, papá y ciudadano.

Una oportunidad para transformar mentes, acciones, conocimientos, habilidades y actitudes.

Un reto a vencer.

¿ Cúal es su misión como educador?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s